Entrades populars

dimarts, 30 d’octubre de 2012

La alimentación de mi hija



Marina tiene ahora 10 meses y medio y básicamente se alimenta de leche de su madre (teta), con pequeñas tomas de alimentos variados a lo largo del día, que para ella son más un juego y un experimento que una comida.

Ella no tiene mucho interés por comer, aunque le he ofrecido todos los alimentos posibles para su edad en formas variadas desde los 7 meses, a veces come algo pero otras veces lo rechaza. No permite que nadie le meta nada en la boca, tiene que ser que lo coja ella con sus manos, incluso mejor si lo coge directamente del plato que suelto en la mesa o con cuchara. Quiere hacer lo mismo que nos ve hacer a sus padres, lo cual me parece maravilloso.

Por ejemplo, durante unos días comió uvas peladas y sin pepitas, hasta que se fijó en que yo las arrancaba de la ramita enteras y desde entonces sólo se las mete en la boca si las arranca ella misma, si no se enfada y las lanza bien lejos.

¿Debería estar preocupada? ¿Le puede faltar algo a mi hija? ¿Rechaza la comida? ¿Tendrá “anorexia”? ¿Tendré que obligarla?


Por supuesto que no, mi hija está muy bien alimentada y no le falta de nada. La comida ahora es para ella una experiencia de texturas, formas, colores, olores, sabores... un juego y no un alimento.
Sólo hay que verla lo gordita y grandota que está, lo rápido que aprende, la energía que tiene, lo risueña que es, lo tranquila que es, lo amorosa que es... no parece que le falte alimento desde luego.
Como tengo la suerte de poder dedicarme a su crianza, no he tenido que interferir con su proceso natural de weaning, ella es la que marca cada paso.

La leche materna es el alimento ideal para los bebés y los niños pequeños, y puede ser perfectamente su único alimento por ejemplo hasta los dos años si se quiere, aunque supongo que a esa edad los niños ya están comiendo porque ellos quieren, porque van madurando y pareciéndose más a los mayores. Lo que más engorda y nutre es nuestra leche, mucho más que cualquier alimento que se le pueda dar a un bebé. La leche materna se mantiene igual de nutritiva a lo largo del desarrollo del niño, es falso que vaya perdiendo nutrientes o se vaya volviendo aguada o qué sé yo que dicen por ahí (no importa que lo digan con bata blanca puesta, es falso igualmente).

No sería práctico ni viable nutrirnos sólo de leche materna toda nuestra vida, (¿os imagináis?) pero desde luego que nadie tendría carencias importantes así. Lo que reduce la lactancia a menos años o menos meses que en los albores de la humanidad son cuestiones prácticas y sociales, pero las necesidades de los niños siguen siendo las mismas. Mi niña está hecha una bebé sapiens, jeje.

Cuando hablamos las madres nos decimos “y tú qué le das?”, “Y tú cómo lo haces?” yo la primera, compartiendo recursos pero también buscando una manera, a veces un método, que nos ayude a que empiecen a comer, a que quieran comer comida. En eso, no me ha servido casi nada de lo que hacen las demás, ni a ellas quizá lo que hago yo. Porque cada bebé es diferente. Algunos antes de los 6 meses ya están desesperados por probar la comida de tu plato, y otros no tienen interés como Marina. El mejor consejo es no tener prisa y siempre ofrecer pero nunca obligar. Otro consejo, nunca le des nada a tus hijos que tú no te comerías.

¿Qué le doy a Marina?

.Brócoli al vapor o escaldado, la rama entera para que la coja. Su favorito ahora.
.Patata, Boniato, Calabaza o Calabacín cocidos en trozos grandes
. Trozos de judía verde (le encanta)
.Cereales en grano hervidos a fuego lento hasta que estén blanditos (mejor en remojo la noche antes): arroz integral, quinoa y mijo, queda pegado a la cuchara y ella la va chupando y va comiendo cantidades pequeñas. Los cereales sólo los quiere si yo estoy comiendo lo mismo con ella, es nuestro desayuno.
. Ocasionalmente un trozo de tomate de la ensalada, pero poco porque a veces le hace reacción en la piel.
. Pan (hago pan integral de kamut, espelta o centeno en casa), eso siempre lo coge y lo mordisquea. Ya sabe masticar un poco y tragar trocitos.
. Bastoncillos de pan que le hago yo con kamut. Ideal para paseos en cochecito, coche, distracciones...
. Unas galletitas biológicas sin lácteos ni huevo ni azúcar que compré por internet que son para roer y las mordisquea pero no se rompen http://www.healthytimes.com/teethingbiscuits.aspx (si alguien quiere le paso el link de la tienda), ideal cuando le molestan los dientes.
.Fruta del tiempo, en verano comía sandía, melocotón, ahora pera, manzana y uva, le doy trozos grandes y mordisquea un poco pero no se lo come realmente.
. Hace poco le he empezado a dar pasas remojadas con la leche de arroz de los cereales y le encanta cogerlas con el índice y el pulgar y metérselas en la boca. Como ya tiene práctica, no se atraganta.

¿Qué ya no le intento dar ni siquiera?

.Purés de verduras hechas al vapor.
.Crema de calabaza
.Caldo de mi plato
.Papillas de cereales integrales hechos en casa
.Compota de manzana
.Plátano: eliminado, siempre le hace reacción en la piel.

Hasta hace poco he seguido intentándolo, pero cada vez es más reticente a comer cosas en cuchara, y es imposible metérselo en la boca. Si coje ella la cuchara me decora el piso. Así que, ¿para qué pelearme con ella si es un juego? Me lo como yo que está muy rico, y así por la leche le llegará.

Es muy interesante ver la caca que hace Marina según lo que ha comido. Tranquilas no pondré foto de eso, jejeje

Bueno, espero que a alguna madre le sirva algo de esto, ya véis que es muy individual, que cada bebé lo hará de forma distinta, así que no intentéis seguir los consejos de personas que le dan el mismo consejo a todo el mundo, a menos que sean de sentido común.

Lectura recomendada: “Mi hijo no me come” de Carlos González

diumenge, 28 d’octubre de 2012

Lo mejor de la lactancia materna



Es ver su cara de felicidad y sus risas cuando se acerca a la teta, cómo abre la boca tanto como puede y se lanza sobre ella con fruición. Es maravilloso, no creo que verla comer otra cosa jamás me haga tanta ilusión.

Cuando le molestan los dientes, tetita; cuando está cansada, tetita; cuando está contenta, tetita; cuando se cae o se da un golpe y llora, tetita; cuando despierta por la noche, tetita; al despertar por la mañana, tetita; es el calmante más eficaz, el mejor mimito que tiene, el mejor recurso que tengo yo.

El otro día incluso dijo “tetita”, aunque no lo ha vuelto a decir, pero ya dice papa y mama así que es natural que lo siguiente sea su comida favorita.

Antes de ser madre hablaba de la lactancia como lo mejor para la salud de nuestros hijos, para el vínculo, el mejor nutriente, las defensas, la formación de la boca, del sistema nervioso... ahora no necesito pensar en ninguno de esos argumentos que utilizamos para informar de la importancia de dar el pecho.

No hay palabras, hay que vivirlo y disfrutarlo.

dijous, 11 d’octubre de 2012

El Santo Grial de los pañales – The Holy Grail of nappies



Este verano mi amiga Cat, de Naturabebés, me encomendó una misión: encontrar el Santo Grial de los pañales de tela, aquel que resiste, que aguanta el pipí de toda la noche sin mojar la cama, que es cómodo en cualquier momento, económico... ¿existe tal pañal?

Cuando Marina era pequeñita aguantaba toda la noche con un pañal de Pop-in, y hasta hace poco con el booster era suficiente; también aguantaba con los de bambú de littlelamb (ver Todo sobre los pañales de tela). Pero ahora tiene casi 10 meses y a veces se moja un poquito el pijama o la sábana.

Cat me pasó algunos pañales de Rosie y los he ido probando. El ganador fue Ecobubs, un pañal de microfibra rellenable con uno o dos rellenos, con un acabado exterior de lana muy bonito, es cómodo, se puede añadir relleno tanto como quieras, aunque abulta bastante. Sin embargo viene de New Zealand, un poco lejos para que sea mínimamente sostenible. Y además va por tallas.

También me pasó un pañal de una nueva marca para probar: Dotty Bots. Un pañal parecido al de Ecobubs pero unitalla, es decir con botones para ir ajustando a medida que crece. Es suficientemente grande para Marina, ya que otros pañales le quedan justos, muy cómodo, rellenable de microfibra con minky (terciopelo) por fuera con diseños muy bonitos (también hay en PUL). Tiene dos rellenos, uno de microfibra y otro de Bambú, y si los pones juntos son superabsorbentes y aguantan toda la noche sin problemas, no he tenido ningún escape, y lo llevo usando todo el verano.



Además es económico, teniendo en cuenta el aguante que tiene que ahorras en otros pañales, he comprado otro para tener más para la noche y me ha costado 16,90€. Otros con diseños más bonitos suben un poco más. Me encanta el de girafa (en la foto; Marina tenía 7 meses), y he comprado el de guepardo. Y se secan muy rápido.

Lo producen en UK, mucho más cerca, aunque fabrican en China, pero algunos modelos se ve que los fabrican en UK también.

Así que la respuesta a la pregunta del principio de si existe el Santo Grial de los pañales para la noche es... ¡SI!! ¡Es Dotty Bots!